sábado, 25 de marzo de 2017

181. LA DECLARACIÓN DEL AGUA


Firma de la declaración “el agua debe ser un bien público”: 
Teniendo en cuenta que el acceso al agua necesaria para la vida es un derecho humano fundamental, 
y teniendo en cuenta que el agua es un patrimonio común de la humanidad, el Ayuntamiento de [--PON AQUÍ EL NOMBRE DE TU CIUDAD] reconoce el agua como bien público universal, 
y se compromete a que en el territorio del municipio la gestión de los recursos hídricos permanezca siempre en manos públicas; 
se compromete a que todas las decisiones importantes en esta área se tomen de manera democrática; se compromete a garantizar que todas las decisiones legales sobre todas las instalaciones de la red se tomen con la participación de los ciudadanos; 
se compromete a informar regularmente a sus consumidores sobre las mejores formas de proteger todo el ciclo del agua para asegurar un ambiente seguro, sano y sostenible; 
y el Ayuntamiento se compromete, en fin, a participar en acciones de solidaridad internacional en favor de las comunidades locales en aquellas regiones y países que no tienen acceso al agua potable, en colaboración con otras ciudades europeas, en el marco de los programas de Cooperación de la Unión Europea con Terceros Países actualmente en vigor.
Muchas ciudades del mundo occidental ya han firmado declaraciones semejantes a esta que hoy propongo para nuestro Ayuntamiento, inspirándome en el texto que fue firmado en la ciudad de Lausana (Suiza) el 25 de octubre de 2007. 
No por casualidad “agua” es, después de “mamá” y “papá”, una de las primeras palabras que aprenden a articular los bebés. Así, tan elemental, es el agua.

Fuente: El Jardinero Tranquilo en La Voz del Sur

No hay comentarios:

Publicar un comentario