sábado, 25 de marzo de 2017

181. LA DECLARACIÓN DEL AGUA


Firma de la declaración “el agua debe ser un bien público”: 
Teniendo en cuenta que el acceso al agua necesaria para la vida es un derecho humano fundamental, 
y teniendo en cuenta que el agua es un patrimonio común de la humanidad, el Ayuntamiento de [--PON AQUÍ EL NOMBRE DE TU CIUDAD] reconoce el agua como bien público universal, 
y se compromete a que en el territorio del municipio la gestión de los recursos hídricos permanezca siempre en manos públicas; 
se compromete a que todas las decisiones importantes en esta área se tomen de manera democrática; se compromete a garantizar que todas las decisiones legales sobre todas las instalaciones de la red se tomen con la participación de los ciudadanos; 
se compromete a informar regularmente a sus consumidores sobre las mejores formas de proteger todo el ciclo del agua para asegurar un ambiente seguro, sano y sostenible; 
y el Ayuntamiento se compromete, en fin, a participar en acciones de solidaridad internacional en favor de las comunidades locales en aquellas regiones y países que no tienen acceso al agua potable, en colaboración con otras ciudades europeas, en el marco de los programas de Cooperación de la Unión Europea con Terceros Países actualmente en vigor.
Muchas ciudades del mundo occidental ya han firmado declaraciones semejantes a esta que hoy propongo para nuestro Ayuntamiento, inspirándome en el texto que fue firmado en la ciudad de Lausana (Suiza) el 25 de octubre de 2007. 
No por casualidad “agua” es, después de “mamá” y “papá”, una de las primeras palabras que aprenden a articular los bebés. Así, tan elemental, es el agua.

Fuente: El Jardinero Tranquilo en La Voz del Sur

sábado, 18 de marzo de 2017

180. VIDAS, CULTIVOS Y CULTURAS


11-36-19.08|43-8-21.12


La palabra cultura procede del verbo latino colere, que significa custodiar y preparar la tierra para la siembra de plantas y para la cría de animales. Dado que tales labores se transmitían de generación en generación, el término cultura se impregnó de la idea de educación hasta el punto de que, en el siglo XIX, pasó a designar el conjunto de las manifestaciones transmisibles del saber de un pueblo.
Paralelamente a la evolución del significado de la palabra cultura, otro derivado del mismo verbo latino, el término cultivo, la sustituyó en el ámbito de la agricultura. Muchos ya no recuerdan este origen común de cultura y de cultivo, y es por esa razón, tal vez, que ha sido preciso crear el término de “biocultura”. 
La biocultura es una palabra nueva pero el concepto que designa es tan antiguo como nuestra civilización, y apunta a que la vida y la cultura están ligadas. Dicho de otro modo, la diversidad de los cultivos, la diversidad de las culturas y la diversidad de la vida caminan de la mano.
Los seres humanos nos hemos adaptado a la vida en los distintos ecosistemas de la Tierra, desarrollando tecnologías y modificando nuestras costumbres para la mejor explotación de los recursos que garantizan nuestra supervivencia. Pero al hacer esto, también hemos adquirido conocimientos profundos sobre la naturaleza y sobre nuestra relación con las demás especies. Defender la biocultura no es una cuestión ideológica; es un acto de responsabilidad. Es tomar consciencia de la conexión que existe entre lo humano, lo animal y lo vegetal.

domingo, 12 de marzo de 2017

179. BIOCULTURA




"Planté tu recuerdo en un rincón de mi jardín, como si fuese un árbol; 
cada vez que paso por allí hay frutos" [Muhammad ibn 'Abbad al-Mu'tamid]





La ecología no es solo una cuestión medioambiental sino también, sobre todo, cultural. En realidad, se trata de sobrepasar la oposición maniquea entre Naturaleza y Cultura, tomando consciencia de la inscripción integral del individuo en su medio y promoviendo toda forma de complicidad entre personas y también entre especies.









En la Feria Internacional de Productos Ecológicos y Consumo Responsable, Sevilla (FIBES)

@BIOCULTURA

Con Pedro Burruezo, la Nur Camerata y la Compañia Un Sol Traç, tras el espectáculo ITIMAD

sábado, 11 de marzo de 2017

178. AFRONTANDO DESAFÍOS

77-28-01| 69-13-59


Si el genio está en saber aprovechar las oportunidades que se presentan, y el éxito en una combinación de suerte y de preparación, entonces podemos afirmar que esta pequeña planta que encontré floreciendo en una hendidura de una ventana en el Campus Universitario de la Asunción es un exitoso genio.
Para muchos es difícil aceptar a quienes piensan de un modo diferente y más difícil aún considerar inteligentes a criaturas que no son humanas. Nuestros prejuicios y nuestra ignorancia nos impiden comprender que, a pesar de las apariencias, las plantas no son tan extrañas como pensamos.
Compartimos con ellas la misma estructura celular y el mismo entorno, pero sobre todo nos une el mismo espíritu de supervivencia y la misma incapacidad para dejarnos vencer por los desafíos.

sábado, 4 de marzo de 2017

177. UN BOSQUE CRECIENDO



Un vendaval repentino arrancó de cuajo varios árboles jóvenes, ayer por la tarde. Mientras observaba a uno de ellos que estaba tumbado sobre la acera, con las raíces al aire, imaginé de cuántas formas se podría contar este acontecimiento. El esfuerzo valía la pena porque me permitía reflexionar sobre la relación que existe entre un hecho y la información que lo cuenta.
Sabemos que el relato de un acontecimiento puede influir en nuestra percepción del mismo, pero pocas veces somos conscientes de la primacía que acordamos al relato por encima del acontecimiento narrado.
Generalmente, en nuestra sociedad, las palabras importan mucho más que los hechos, hasta el punto de que, si no hay palabras (si no hay ruido), no hay acontecimiento.
Dice un viejo proverbio que un árbol caído hace más ruido que un bosque creciendo.