sábado, 18 de junio de 2016

157. EL DIVINO POEMA DEL SILENCIO

Sobre el césped los árboles me hablan
del divino poema del silencio

[Gloria Fuertes]


Los gobernantes que dicen saber lo que los electores quieren, sin haberles preguntado, me recuerdan a aquellos jardineros que dan a las plantas lo que necesitan sin escucharlas, con el pretexto de que no hablan. Y así, las riegan aunque no sea agua lo que necesiten, y las ponen al sol aun a riesgo de que se quemen, porque aprendieron en la escuela que las plantas se nutren de agua y de sol.
Y esos políticos que hablan de votantes indecisos, me recuerdan a los jardineros que creen que las plantas no tienen voluntad porque les falta consciencia, despreciando así la audacia y el coraje que da la inconsciencia.


Está el silencio de las plantas y el silencio sobre las plantas. ¿Qué sabemos, por ejemplo, de los claveles? ¿Cuántos cientos de años hace que están presentes en nuestros mercados, en nuestros balcones, en nuestros ritos y costumbres?


Los libros de historia están llenos de fechas y datos relativos a las guerras, a los repartos de territorio, a las sucesiones de soberanos, pero no hablan de los campos cultivados ni de la domesticación de las plantas gracias a las cuales vivimos en sociedad y prosperamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario