sábado, 25 de junio de 2016

158. ¿QUIÉN ELIGE A QUIÉN?



Cuando creamos un jardín, nuestras elecciones de plantas están condicionadas por tantos factores que podemos experimentar la sensación frustrante de que al final no elegimos realmente nada. Pero debemos permanecer tranquilos, teniendo en cuenta que, como dijo Sartre, "no elegir ya es elegir"...

Seguir leyendo en la columna de opinión del Jardinero Tranquilo en La Voz del Sur

sábado, 18 de junio de 2016

157. EL DIVINO POEMA DEL SILENCIO

Sobre el césped los árboles me hablan
del divino poema del silencio

[Gloria Fuertes]


Los gobernantes que dicen saber lo que los electores quieren, sin haberles preguntado, me recuerdan a aquellos jardineros que dan a las plantas lo que necesitan sin escucharlas, con el pretexto de que no hablan. Y así, las riegan aunque no sea agua lo que necesiten, y las ponen al sol aun a riesgo de que se quemen, porque aprendieron en la escuela que las plantas se nutren de agua y de sol.
Y esos políticos que hablan de votantes indecisos, me recuerdan a los jardineros que creen que las plantas no tienen voluntad porque les falta consciencia, despreciando así la audacia y el coraje que da la inconsciencia.


Está el silencio de las plantas y el silencio sobre las plantas. ¿Qué sabemos, por ejemplo, de los claveles? ¿Cuántos cientos de años hace que están presentes en nuestros mercados, en nuestros balcones, en nuestros ritos y costumbres?


Los libros de historia están llenos de fechas y datos relativos a las guerras, a los repartos de territorio, a las sucesiones de soberanos, pero no hablan de los campos cultivados ni de la domesticación de las plantas gracias a las cuales vivimos en sociedad y prosperamos.

sábado, 4 de junio de 2016

155. PLAGUICIDAS


Siempre que puedo, prefiero obtener mis plantas ornamentales y de huerto a partir de semillas en vez de ir a comprarlas a centros de jardinería donde el uso de plaguicidas, por desgracia, sigue siendo práctica común. 
Aunque el proceso de plantación por semillas es mucho más lento, conviene sobre todo cuando se trata de plantas que atraen a las abejas melíferas, como en el caso de la lavanda, el romero y las violetas por ejemplo.
Un estudio publicado esta semana en la revista Nature Communications alerta de la presencia en el polen de abejas de hasta nueve agentes químicos provenientes de una treintena de tipos de fungicidas, herbicidas e insecticidas. Los datos analizados revelan dos conclusiones inesperadas:
En primer lugar, que las abejas melíferas prefieren curiosamente, como fuente de polen, las plantas de los jardines y parques urbanos antes que las de los campos de cultivo del entorno, aun cuando ello las obligue a desplazarse más lejos para obtenerlo.
En segundo lugar, el estudio concluye que los niveles más altos de contaminación en el polen proceden de herbicidas e insecticidas usados en los jardines y parques urbanos para combatir las malas hierbas y las plagas de insectos.
Los datos apuntan no sólo a los riesgos sanitarios del polen destinado a consumo humano, sino también a posibles causas del grave descenso de la población mundial de abejas
La responsabilidad en la protección de estos insectos polinizadores recae, por lo tanto, no sólo en los agricultores y distribuidores de plantas ornamentales y de huerto, sino también en los jardineros, ya sean éstos profesionales o aficionados, y en los Ayuntamientos.