viernes, 9 de octubre de 2015

131. CON LOS OJOS ABIERTOS

“A menudo he pensado en cómo debería ser la educación de los niños. Se trataría de estudios básicos, muy simples, en los que el niño aprendería que existe en el seno de un universo, en un planeta del que más tarde tendrá que gestionar los recursos; aprendería que él depende del aire, del agua, de todos los seres vivos, y que el menor error o la menor violencia podrían destruirlo todo. […] Se intentaría familiarizarlo a la vez con los libros y con las cosas; sabría el nombre de las plantas, conocería los animales sin necesidad de realizar esas horribles vivisecciones impuestas a los niños y adolescentes con el pretexto de la Biología” [Marguerite Yourcenar, Les yeux ouverts]

No hay comentarios:

Publicar un comentario