jueves, 23 de abril de 2015

120. LOS FRUTOS CAÍDOS

Ésta es mi sangre, ¿o es la primavera?
Ambas son de color verde,
¿Estoy sonriendo de felicidad o de tristeza?
[Abdel Rahman al-Abnoudi]



Después de dos jornadas de fuerte viento, la muerte y la corrupción se han extendido por todas partes en el jardín. He visto frutos caídos cuando apenas estaban empezando a formarse; he visto tallos rotos llenos de savia fresca, flores marchitas recién abiertas y ramas tristemente despojadas de sus hojas verdes...
Esta vez me he negado a buscar signos en el jardín que apunten a la posibilidad de restaurar la esperanza. Para el jardinero es más eficaz la resistencia que el optimismo. 



Ciruelas caídas prematuramente a causa del viento


1 comentario:

  1. No estoy del todo de acuerdo Juan Manuel, el jardinero es optimista por naturaleza. Es posible que todo acabe pudriéndose, cayéndose o disolviéndose como lo pobres nepalíes o las estupas de Kaatmandú ayer, pero el hortelano ademas de ofrecer resistencia debe esperar nuevos frutos. Ánimo ! E.T.

    ResponderEliminar