viernes, 26 de septiembre de 2014

99. CÁPSULAS DE AGAPANTO


Durante estos días tan lluviosos hay poco trabajo que hacer en el jardín. He aprovechado para extraer las semillas de los frutos de agapanto que recogí el otro día y guardarlas en un sobrecito de papel. Una vez secas, las cápsulas se abren por sí solas en tres partes. En cada parte hay un montón de semillas negras brillantes y alargadas, apiladas como balas en un cartucho de municiones. 

Esta extraña analogía me hizo recordar un cuento de Slawomir Mrozek que leí hace tiempo. El narrador cuenta que había un árbol en su parcela, al borde de una carretera muy transitada. Un día, el narrador recibió una carta de las autoridades, indicándole la necesidad de talar el árbol para evitar posibles accidentes. El narrador tomó una escopeta y, sentado bajo el árbol, disparó a los coches que pasaban. No acertó con ninguno de sus disparos, ya que su vista no era muy buena. Pero lo arrestaron y lo llevaron a juicio. Él se defendió ante el juez:“¿A qué tanta prisa por talar un árbol si hay otros métodos que pueden protegerlo de un accidente? Y no les costaría nada, aparte de la munición”.




sábado, 20 de septiembre de 2014

98. MALOPE





De las semillas de Malope trifida que planté en enero (→66), sólo una consiguió desarrollarse a lo largo de la primavera. Durante los primeros meses creció muy lentamente y con poco vigor, pero a medida que avanzaba el verano ha ido cobrando fuerza y es ahora cuando ha empezado a florecer. Es una planta silvestre de la familia de las malvas que se adapta bien a la vida en el jardín. En Europa hay tres especies de Malope; las tres son mediterráneas. Ésta concretamente, la Malope trífida, es nativa del N.O. de África y del S.O. de la península ibérica, es decir, del territorio que bordea un lado y otro del Estrecho de Gibraltar.









lunes, 15 de septiembre de 2014

97. SEMILLAS DE PIMIENTO



Patrick Modiano dijo:
"A veces basta con garabatear dos o tres palabras
en una página para que todo cambie"
(Magazine Télérama - 02/02/2014)





 

Los esquejes de pimiento que transplanté en marzo pasado (→ 70) se han desarrollado poco, seguramente debido a que las condiciones no eran óptimas: un recipiente relativamente pequeño y poco profundo, en un rincón del jardín con pocas horas de exposición solar. Con todo, he podido esta mañana recoger algunos frutos. Al cortarlos para la ensalada, me he quedado deslumbrado admirando las semillas en forma de discos blancos. ¡Cuántas verdades dicen calladamente las plantas!