sábado, 17 de mayo de 2014

81. LO EFÍMERO


Esta mañana he salido al jardín con mi viejo serrucho y las tijeras extensibles para recortar un poco los hibiscos (Hibiscus rosa-sinensis). Entonces, al pasar junto al bordillo donde tengo varias cactus y otras especies de plantas crasas, he visto que mi echinopsis estaba floreciendo.

Las flores de echinopsis son asombrosas, desproporcionadamente grandes y tan  sofisticadas como fugaces. La formación de las flores es muy lenta. Cuando al fin éstas se abren, duran sólo un día.

Igual que ellas, las flores de hibisco también son enormes y efímeras, pero en comparación con las de echinopsis su belleza resulta burda. Los hibiscos producen decenas o incluso cientos de flores diarias a lo largo de toda la estación. La continuidad en el espacio y en el tiempo crea una ilusión de durabilidad, de manera que las flores de hibisco, aun siendo efímeras, no lo parecen.

Por el contrario, las flores de echinopsis son y parecen efímeras. Producen muy pocas flores durante un corto lapso de tiempo cada año. Esta crudeza con la que configuran lo efímero, mostrando la belleza que al momento se degrada y se desvanece, es lo que más impresiona.

Bajo esta impresión estuve recortando las ramas viejas y enfermas del hibisco, sin poder concentrarme del todo. De vez en cuando interrumpía mi trabajo para volverme a admirar las flores de la echinopsis, hasta que imaginé a Emily Brontë reprochándome: "Jardinero, desprecia esa flor efímera y engalánate con hojas del acebo; su color verde persiste a pesar del frío y de las tempestades e incluso adquiere, al contrario, reflejos más alegres a la pálida luz del sol de diciembre".




las mismas flores, un día después

y 48 horas después...

3 comentarios:

  1. Porque amarillean las hojas del perejil que tengo en una maceta?
    Mil gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu perejil te está pidiendo con señales visuales que mejores sus condiciones de vida. Quizá necesite nueva tierra, o menos riego (o acaso un mejor drenaje), quizá esté pasando demasiado calor o demasiado frío, a lo mejor necesita aire fresco y más luz...

      Eliminar
  2. ¡Precioso J. Manuel!
    No tengo jardín, pero voy a disfrutar de las plantas y los árboles a un parque cercano. Hace un par de semanas, cuando empezaron a echar hojas los olmos, escribí esto
    http://viewsfrommyinnerwindow.blogspot.com.es/2014/05/bajo-los-olmos-de-siberia.html?m=1

    ResponderEliminar