sábado, 26 de abril de 2014

77. ORUGAS EN MI COL

Al inspeccionar esta mañana el jardín he visto que las hojas de la col estaban agujereadas. Me he acercado a ver y entonces he encontrado en el envés de una de las mejores hojas un grupo de orugas de la mariposa de la col. Mientras las observaba con detenimiento me he acordado de uno de los proverbios del infierno de William Blake que dice algo así como: "Igual que las mariposas eligen las mejores hojas para depositar allí sus huevos, así los sacerdotes eligen nuestros más dulces placeres para poner en ellos sus maldiciones". Con esta sentencia, Blake no pensaba seguramente en ninguna religión en concreto, sino en cualquiera de ellas. Defensor de la necesidad de los contrarios, Blake denunció en sus poemas el error de las religiones que identifican el Bien con el alma, la pasividad y la razón y al Mal con el cuerpo, la actividad y el deseo.

Acordándome también del amor de Blake por todas las criaturas vivas y su defensa de la inocencia infantil, en vez de matar las orugas de mi col, he recortado la hoja infectada y la he metido en un viejo terrario para que, junto a mi hijo pequeño, podamos mantenerlas de forma controlada durante las próximas semanas y observar su metamorfosis.
 

1 comentario:

  1. Me ha hecho sonreir. No hay nada como ver las cosas desde otra perspectiva. Gracias J.Manuel
    saludos, Lucía

    ResponderEliminar