sábado, 5 de abril de 2014

74. FLORES DE PITÓSPORO

You go out for a walk and the world opens up for you
[Herta Müller]


You do not need to leave your room. Remain sitting at your table and listen. 
Do not even listen, simply wait, be quiet still and solitary. 
The world will freely offer itself to you to be unmasked, it has no choice, 
it will roll in ecstasy at your feet 
[Franz Kafka].
“La mía es una reja, pero no de cárcel ni de encierro. 
Es una reja de jardín llena de florcitas y pájaros” 
[Pedro Lemebel]


He salido al jardín de atrás esta mañana con la única intención de contemplar las flores del pitósporo (→ 63).
Contemplar significa, etimológicamente, delimitar un espacio de observación del mismo modo en que, en el pasado, los augures delimitaban el cielo en su búsqueda de signos de lo que está por venir.
Cualquier cosa vale para la contemplación,  pero estas  flores blancas con cinco pétalos sirven quizá mejor que otros objetos, pues su brillo y su forma son semejantes a los de aquella Primera Estrella cuyo rastro los augures buscaban en el cielo y en todas las cosas.
En cierto sentido, contemplar es lo mismo que no hacer nada, lo cual es una tarea más difícil e incómoda de lo que parece. Pues al pararnos, con el pretexto de observar algo con detalle, detenemos la maquinaria de nuestras acciones cotidianas y abrimos un paréntesis en el que, sin darnos cuenta, acabamos pensando en nosotros mismos.
Pensar en sí mismo no es algo egoísta, al contrario, pues se trata de verse a sí mismo como vemos a los demás, es decir, de recordar con claridad que uno mismo es, en realidad, otro.



2 comentarios:

  1. Flores llenas de filosofía y poesía. Gracias J. Manuel

    Lucía

    ResponderEliminar
  2. Una muy buena definición sobre quién es el emisor y quién el receptor cuando uno habla consigo mismo, aunque en este caso se produzca en silencio, pensando.

    Jose

    ResponderEliminar