lunes, 31 de marzo de 2014

73. EL GATO

El Sr. G y su nieta me acompañaron ayer por la mañana a pasear el perro. Cuando volvimos, al abrir la puerta del jardín, encontramos un gato parado en medio del camino de entrada. Al principio todos nos hemos quedado paralizados por la sorpresa. Unos segundos después, mi perro se ha abalanzado hacia él, rugiendo. El gato ha escapado aterrorizado y en su huida ha destrozado varias macetas. Cuando por fin ha conseguido saltar por encima del muro a la casa vecina, el Sr. G le ha increpado: "¡Adiós, gato, creo que en esta vida no te volveremos a ver!" Mientras la niña lloraba, yo he recogido los restos de la batalla, pensando en que mi jardín no está hecho para tanto odio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario