jueves, 2 de mayo de 2013

27. ACLAREO


plántulas de balsamina
Muchas de las semillas de balsamina (impatiens balsamina) que sembré a finales de febrero han germinado y han comenzado ya a producir sus primeras hojas verdaderas, aparte de las dos hojillas iniciales típicas de todas las dicotiledóneas. Han crecido muy apretadas entre sí, de manera que pronto no tendrán espacio suficiente para desarrollarse.
Ha llegado entonces el momento de hacer el "aclareo", es decir, de escoger qué plántulas dejaré crecer, retirando las restantes. Es una tarea delicada, aunque técnicamente sencilla, que sitúa al jardinero ante la angustia que supone toda elección.
Normalmente conviene conservar las plántulas más fuertes y las que estén mejor situadas tanto respecto a la luz como respecto a las demás plántulas. Pero en esto, como en cualquier circunstancia en la que hace falta elegir, yo me dejo llevar por la intuición.
Las plántulas retiradas pueden ser trasplantadas en otro lugar, si no queremos deshacernos de ellas. En estos casos, por muy cuidadoso que seamos, es casi inevitable que la punta de las raíces se rompa. Este accidente, contrariamente a lo que podemos imaginar, suele resultar beneficioso para la plántula.

Pues la eliminación de la yema apical de la raíz estimula el desarrollo de las raíces secundarias, asegurando un mayor éxito de supervivencia a la plántula trasplantada. De hecho, es común en jardinería y en horticultura suprimir deliberadamente la punta de las raíces en las plantas jóvenes. También se suele hacer con la yema principal del tallo. Personalmente, yo prefiero descargarme de tal responsabilidad, confiando siempre en los efectos azarosos de los accidentes.


las mismas plántulas de balsamina el 25/05/2013

detalles de las primeras flores de balsamina, varias semanas después del aclareo

No hay comentarios:

Publicar un comentario