jueves, 7 de febrero de 2013

02. EL TEMPERAMENTO DE LAS PLANTAS BULBOSAS

Hoy he salido a abonar las freesias con un fertilizante líquido (uno corriente) mezclado en el agua de regadera. Espero para hacer esto cuando ya están listas para florecer. De esta manera me aseguro que no emplean este aporte extra de nutrientes para desarrollar nuevas hojas sino para fortalecer sus bulbos y sus flores. Los bulbos de las freesias los planto muy temprano en otoño, porque son de las primeras en brotar y en florecer, incluso más rápidas que los narcisos y los jacintos (me refiero a cuando están naturalizados en un jardín; en los viveros las plantas suelen presentar unos comportamientos alienados).
Las freesias que van a florecerme ahora no son bulbos nuevos de este otoño, sino de varios otoños atrás. En algunos manuales de jardinería aconsejan retirar cada año los bulbos de la tierra y guardarlos en un lugar oscuro y seco. Yo he comprobado que esta práctica –tan poco natural- no da buenos resultados. En mi opinión, lo mejor es dejarlos donde están. Las que están en macetas, cuando las matas comienzan a marchitarse, las llevo dentro de sus tiestos a un lugar tranquilo expuesto a la intemperie. Concretamente, subo las macetas a la azotea, y dejo que el viento de levante las termine de secar, que el sol ardiente del verano las tueste  y que las primeras lluvias del otoño las moje.
Parece que este sufrimiento, lejos de acabar con ellas, las estimula para florecer más vigorosamente a la primavera siguiente. Para ellas se trata de un estrés saludable.  
Cuando veo que empiezan a brotar, les añado por encima un poco de tierra nueva, ya que mucha se ha perdido por culpa del viento. Sólo las bajo al jardín cuando ya están a punto de florecer.
 Las freesias tienen un temperamento dócil y generoso, al contrario que los narcisos, que pueden llegar a ser muy impertinentes. Estos florecen solamente si les viene en gana, los cambie de sitio o no los cambie, los suba a la azotea o no los suba, los tenga en tierra o en maceta. Este año, por lo visto, sí quieren florecer.
Es cierto que las freesias tienen una belleza más modesta que los narcisos, pero yo les tengo mucho afecto porque siempre están contentas y todo lo que haga les parece bien. Te levantan mucho la autoestima.
Respecto a la cantidad de sol que necesitan, las bulbosas te lo dicen ellas mismas con su lenguaje sencillo. Las freesias y los narcisos pueden servirnos muy bien como ejemplo para iniciarnos en este lenguaje: las hojas secas, nervudas y aplastadas como las de las freesias te dicen que les gusta el pleno sol, mientras que las hojas tiernas y llenas de jugo como las de los narcisos te dicen que prefieren estar entre sol y sombra, por ejemplo al pie de un árbol, o expuestas a un sol poco radiante.



vs





2 comentarios:

  1. Muy interesante eso que cuentas sobre el temperamento de las plantas: ¿a quién no conmueven las espartanas freesias, su testarudez frente a los elementos anticipando el breve entusiasmo de la primavera? En cambio, el narciso, qué voluble y sin embargo qué bello! Nos deshacemos en elogios a la honestidad, la falta de pretensión, la lealtad de unas, pero ay!... se nos van los ojos hacia el otro. Seguiremos tu blog para aprender sobre el temperamento de las plantas y, también, por fidelidad a las freesias.
    Un abrazo,
    Eugenio

    ResponderEliminar
  2. Me ha surgido la evidencia de que yo también debería nutrir un poco mejor mis plantas con abono, aportarles algo más...las pobres. A nosotros también nos están saliendo las freesias y también los narcisos, pero muy poquitos y estoy super super super decepcionada : pues he plantado por lo menos 300 bulbos de tulipanes y no me sale NI UNO! (he hecho una tontería : mi padrino me dijo que debería congelarlos antes de plantarlos y creo que esto los ha matado: pues -17º, seguro que fue demasiado fuerte para ellos!). En fin... yo tambien disfruto del jardín. Ayer, plantamos un almendro que V. me ha regalado por mi cumple, y hoy, me he dedicado a cortar madera, pues reciclamos mucha madera de la poda de los jardines municipales, la dejamos secar un año y la casa siempre está muy calientita

    ResponderEliminar